martes, 23 de noviembre de 2010

Ese momento en el que tooodo el mundo conspira en tu contra: movilízate,

ponte un gorro de payaso y grita, a pulmón abierto.

En el fondo, nadie, y menos quien daña, puede partir el viento.


Grita, que lo escuche el mundo entero,

GRITA con alma y pecho. Y hazlo, también, a oídos de los ciegos.

Es un consejo.

1 comentario:

Un profe cualquiera... dijo...

Según decía Swift, es signo de genialidad si todo el mundo conspira contra ti. Espero que eso no esté ocurriéndote, en cualquier caso, jeje. Besos