lunes, 9 de agosto de 2010

9 Ago 2010

Acaba mi cumpleaños y he dejado un recado pendiente:

Voy a buscarte entre las sombras.
Y me da igual el color del principito.
Sólo quiero encontrarte y decirte mil cosas.

He dejado un recado pendiente:

Quiero enamorarte,
cada día, un poquito.
Un poquito más. Cada instante
quiero volverte a ver sonreír.

Cada instante de tiempo que queda sumida en lo infinito del aire,
la ráfaga de vaivenes que desmoralizan los turbios sonajeros del miedo.

Destronaré de cada reino la maldad de sus actos,
con acritud, sin contemplaciones,
no habrá ser viviente que se libre de actos solemnes.

Hoy, destronaré cada organismo que me hizo descender,
y llamaré al destino por su nombre.
Lo llamaré esfuerzo, o suerte.
Pero no sangre ni lágrimas,
mi reino no entiende de latidos desmembrados. Digo.

4 comentarios:

Mariola dijo...

Ali, el destino rara vez es producto de la suerte. Es cuestión de realización personal, como la que tú estás llevando a cabo.

Pero no seas demasiado mala, eh? :)

Besito

Cristinaa dijo...

Enamorado ya lo tenes :P

Si hay suerte... todo irá pa bien. ¡¡Sólo queda esperar!!
Besicosss

Aylin Perdomo dijo...

E ENCONTRADO TU BLOG ASI DE REPENTE Y ME A ENCANTADO....BESITOSSS

Ricardo J. Román dijo...

¿El amor realmente existe? No busques mucho entre las sombras, amiga... A veces encontramos cosas que nos asustan.