martes, 18 de mayo de 2010

Hace tiempo ya que murió tu cuerpo.
Se habla de cáncer, pero no de fuerza.
Dicen que te destierra a un futuro doloroso repleto de horrores desconocidos.
Se habla de muerte. De muerte, fría e infinita.

Pero no se habla de tu sonrisa
horas antes
de que muriera tu cuerpo.

Aún te recuerdo algunas noches.
Recuerdo esa risa contagiosa, la naríz puntiaguda,
sonrisas a todas horas.
Con eso me quedo.

Aunque se muera tu cuerpo,
y sabiendo que jamás podrás escucharme, te recuerdo:
De ti aun queda mucha vida por vivir,
aunque quede sumergida en otra piel.

A M. Joaquina. Porque me hace sonreír tu recuerdo.

2 comentarios:

Cristinaa dijo...

:(

Ricardo J. Román dijo...

La esencia de cada uno de nosotros trasciende todo lo corpóreo.

Besos.