domingo, 23 de mayo de 2010

Edredón nórdico,
pluma, camiseta ancha,
y muchas horas mirándome los ojos y escuchando sólo
un poco de mi aliento.

Con eso basta para ahuyentarme
e intentar escapar de la mejor manera posible del mundo.

Y debo admitirlo,
no me gusta este ritmo de vida.

2 comentarios:

Javier dijo...

Pues spero que no haya Alibum!!!!!

Ricardo J. Román dijo...

Admito que muchas veces he soñado así.

Besos.