jueves, 8 de julio de 2010


Pienso que se apodera de mi la debilidad de la incoherencia,
que me pierdo en el prado verde, y se tiñen de colores mis latidos.
Pienso, y al pensar, siento. Y al sentir, vivo.

Pienso que las cosas no son fáciles cuando parecen obviedades,
y tras la tapadera se encuentra otro mundo.
Pienso que me pierdo en la odisea de las preguntas sin respuesta,
y sólo el tiempo podrá señalar si es mi camino.




-----------(Te recuerdo, abuelo)----------

2 comentarios:

Ricardo J. Román dijo...

Pienso que piensas demasiado. Conviértete en menos pensante y más actuante, tal vez un poco de adrenalina no le caería mal a tu estado.

Besos.

Lara dijo...

Yo siempre suelo decir nada por los problemas nada por todo lo que te hace pensar