domingo, 18 de julio de 2010

Ni en el más crudo infierno serías bien recibido.

Ni eres mi padre, ni lo serás jamás.
No vales para aguantar ni que te aguanten,
no vales para querer, ni para que te quieran.

Jamás conocerás una caricia. En tu vida todo es trabajo, e intereses.

No sabes el cariño que existe en el mundo,
tu sólo ves manipulación y dinero.
Yo sólo veo odio en tus ojos,
vacío en tu corazón,
mierda, mierda y más mierda en tu coraza.

Jamás conocerás nada que no se cuente en euros
o que no se implemente.

Tienes los latidos de hierro embarrados con cenizas.

Pero no puedes, ni podrás con nosotras.
Un maltratador no se merece nada.
NADA.

Por mucho que quieras dañar,
todo a tu alrededor será la misma suciedad que vomitas con insultos.

No quiero volver a verte.
No sufriría tu ausencia, ni un segundo.

2 comentarios:

Ricardo J. Román dijo...

¿Sabes? Aunque exista una persona así, que las hay por millares, son persona que tienen muy en el fondo un grado de sentimientos. Recuerda que toda rudeza, evasión, carácter explosivo, son máscaras para evitar que le hagan daño.

Saludos!

amelche dijo...

Por si te hace falta, un listado de teléfonos e e-mails donde te pueden ayudar. También en el 016 y no deja huella en la factura, podrías llamar incluso desde tu casa.

Un abrazo:

Ana