domingo, 6 de septiembre de 2009

Lección de futuro. Nunca es tarde si la dicha es buena (o mala)

Y me voy yendo despacito,
asumo mi lugar,
si es lo que toca.
Te dolerá poco.

Sólo duele a solas.

Y me seguiré yendo despacito.
Tú decides quien se queda.
Pero no hay tiempo para trampas.
Me voy, a cada paso,
cada dia que pasa,
cada instante que me quema.

Sólo duele... no duele.
Iré recogiendo mi alma.
Si no te la quedas aprenderé muchas cosas,
la bondad es para los buenos. Y los buenos...
son payasos de feria.

Iré rasgando un poquito el corazón, encontraré algo de maldad,
en el fondo debe haberla.

Es lo que funciona,
es lo que me queda.
Aprender de quien gana,
aprender que pierda.

2 comentarios:

LJ-90 dijo...

No necesariamente uno tiene q rasgar su corazón para encontrar maldad...no es mejor simplemente intentar alejarla de nuestro yo consciente para poder ser mejores personas?

Tienes un blog muy interesante, me gusta lo que escribes :)

Nos leemos.

Ali y Punto dijo...

Siempre voy intentando lo más parecido a paz en la Tierra, y a más lo intento, más me estrello. Quizás, a veces, aunque suene incongruente, sea mejor sacar algo "malo" de dentro, quizás sea necesario.

Muchas gracias por los alagos ^^

Saludos