viernes, 23 de enero de 2009

No todo es poesía ^^

Era el robot perfecto. Deletreaba con total precisión cada letra en su memoria, para después pronunciarla sin el menor error a su madrastra.
Nunca faltaba a clase y no dudaba en estudiar de la mejor manera conocida, cosiendo los conocimientos en grandes pirámides entre alambres y vistiendo cada día con ellos un poquito más, si cabe, su cerebro. Era joven, y siempre disponía de tiempo para cocinar sus platos preferidos: grisuras y frutas tibias. A veces los combinaba con hermosos trozos de rebots (preferiblemente evitando grasas innecesarias) rebozados con pasas de miel enrobinada… delicias del mejor chef del pueblo…
Pero, sin embargo, la perfección lo trajo provisto de un rojo, y a veces pálido, corazón. Escondía las tuercas en un cajón oscuro para intentar no recordar haberlas perdido. Y es que él también lloraba. Sentía en la previsión de sus actos una soledad densa y desaliñada que se agarraba a sus grises armaduras con sus manos grandes y pesadas. En un intento de separarse de ellas, intentaba ocultar su saquito rojo con todas sus fuerzas, dejaba de pensar y trataba de ocultarse viendo en la vida férrea su destino. Y nunca, nunca, obtuvo el menor resultado.
Era el robot imperfecto a ojos de tantos cientos de oídos sordos que forman sepulcros de melancolía a placer…

Ali, hace unos años. Un besazo!

2 comentarios:

Nadie dijo...

multifunción,modelo unico y sin precio...^^

Un profe cualquiera... dijo...

Eres una artista, Ali
Besos